Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Tumores mamarios en perritas

¡Compártelo para que todos se enteren!

Los tumores mamarios son el tipo más común de tumores en perritas. Son bultos que se forman en las glándulas mamarias y que se detectan por el aumento de volumen palpable y visible en la zona comprendida entre el pecho y la ingle de la mascota.

Tipos de tumores mamarios

  • Benignos: adenomas simples y complejos, fibroadenomas, papiloma de conductos y tumores mixtos benignos. Son poco peligrosos, de crecimiento controlado y sin posibilidades de realizar metástasis.
  • Malignos: adenocarcinomas, carcinomas, osteosarcomas, fibrosarcomas y tumores mixtos malignos. Atacan a los tejidos de forma agresiva, son de crecimiento rápido y pueden hacer metástasis.

Es muy común que al diagnosticar un tumor principal hayan otros más pequeños que requieren de exámenes más exhaustivos para localizarse.

Factores de riesgo

Algunas condiciones que aumentan las posibilidades de desarrollar tumores:

  • Hormonales: las hormonas estrógeno y progesterona presentes en el ovario están asociadas al desarrollo de tumores en perras, ya que sirven como potenciadoras del crecimiento de células tumorales.
  • Genéticos: algunas razas como Cocker Spaniel, Poodle y Pastor Alemán presentan frecuentemente algunas alteraciones genéticas que impiden el funcionamiento normal del mecanismo celular anti tumoral del cuerpo.
  • Nutricionales: una dieta alta en grasas favorece el desarrollo de tumores debido a que aumenta la cantidad de tejido adiposo mamario. Este tejido es productor de estrógeno y por lo tanto, potencia el crecimiento tumoral.

Tratamiento

Solo puede ser indicado por un veterinario y los pasos a seguir dependerán de la gravedad de cada caso, con un tratamiento quirúrgico. La técnica a utilizar durante la cirugía dependerá del tamaño de la masa, de si es una masa única o múltiple y si es infiltrativa o no.

Los tumores mamarios no pueden ser tratados en casa y sin supervición médica. Es importante acudir al veterinario ante cualquier sospecha de esta enfermedad, realizar una radiografía toráxica para descartar metástasis en pulmón y poner especial atención en mascotas de más de 6 años de edad que no hayan sido esterilizadas, en estos casos, la extracción de el o los tumores presentes, deberá ir acompañada de una esterilización.

Cuando se ha esperado mucho tiempo para tratar a la mascota, la condición puede empeorar de forma exponencial y terminar incluso en la indicación de eutanasia.

Prevención

  • Controles veterinarios frecuentes para que el médico verifique el estado de salud de la mascota.
  • Esterilización a una edad temprana. La extracción de los ovarios impide la producción de las hormonas que favorecen el crecimiento tumoral.
  • Dieta balanceada.

Mientras más temprano se diagnostiquen los tumores mamarios, mejor será el pronóstico para la perrita.