Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Todo lo que necesitas saber sobre la sarna sarcóptica

¡Compártelo para que todos se enteren!

El cuidado de la salud de tu Master Dog es una de las principales preocupaciones a tener en cuenta. Por eso, es importante conocer todas las enfermedades a las que se expone, siendo la sarna sarcóptica una de las más comunes. Este tipo de sarna es la más frecuente en los perros y es causada por el ácaro Sarcoptes scabiei var. canis, teniendo efectos sumamente negativos en la calidad de vida de las mascotas.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo es el contacto con otro perro que se encuentre infectado. Otra manera de contagio es a través de objetos que hayan tenido contacto con un animal enfermo. Cabe destacar que la sarna sarcoptica canina puede transmitirse a los humanos (aunque el ácaro no puede sobrevivir por largo tiempo en sus cuerpos) y de allí nuevamente a un perro. El tiempo para la aparición de los síntomas varía entre 2 a 6 semanas luego del contagio.

Síntomas

El principal síntoma es la picazón intensa. Un perro afectado puede morderse, lamerse y rascarse de forma insistente, y puede verse imposibilitado de realizar tareas cotidianas tales como comer o dormir sin tener que detenerse para rascarse. Las lesiones predominan en zonas de escasa densidad capilar, tales como las orejas, los codos y las ingles. Generalmente, se puede apreciar la piel irritada con heridas y costras, hiperqueratosis (engrosamiento de la piel), alopecia localizada e hiperpigmentación (piel ennegrecida) en las orejas.

Tratamiento

La sarna sarcóptica tiene cura y el pronóstico suele ser bueno, aunque debe ser tratado a la brevedad. Las indicaciones deben ser entregadas por un Médico Veterinario y esta debe indicar si seguir un tratamiento inyectable, champú especial u otros medicamentos dependiendo de cada caso. La atención médica debe ser brindada no solo al Master Dog enfermo, sino también a todos aquellos que hayan tenido contacto con el afectado.

Recuerda que este artículo tiene una función meramente informativa, y ante cualquier síntoma o preocupación es necesario acudir a una consulta veterinaria de confianza.