Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Todo lo que necesitas saber sobre el cambio de pelaje de tu Master Dog

¡Compártelo para que todos se enteren!

El cambio de pelaje puede convertirse en una odisea para todo dueño de un Master Dog si desconoce las implicancias de este proceso.

El pelaje de los perros está diseñado para proteger su piel de elementos que le puedan causar daño, como el calor o el frío extremo, y regular su temperatura corporal. El pelo crece continuamente hasta que llega al fin de su ciclo vital y se separa del cuero cabelludo.

La muda del pelaje de los perros ocurre en la primavera cuando el abrigo denso del invierno es reemplazado por uno más delgado y ligero; y en el otoño de forma inversa, cuando se cae el pelo más fino para dar paso a una capa gruesa que soporte las bajas temperaturas.

Aunque todos los perros mudan en esta época, este proceso es mucho más notorio en aquellos con doble capa de pelo como los Border Collie, San Bernardo, Akita, Husky Siberiano, Chow Chow, y Komondor.

¿Cómo disminuir la caída de pelo en mi Master Dog?

Aunque esto es natural, es posible disminuirlo sin afectar la salud de tu mascota con estos consejos:

  • Tener una rutina de bañado y cepillado ordenada hará que los pelos sueltos sean recogidos antes que puedan caer al piso, como también hay cepillos que lo retiran desde las capas más profundas del pelaje.
  • Adicional a la rutina anterior, es importante que cepilles diariamente su pelo.
  • Una alimentación rica en nutrientes, vitaminas y en base a proteínas mejorará la calidad del pelaje y lo hará más fuerte.
  • Mantener las desparasitaciones internas y externas al día.
  • El acceso constante a agua fresca evita que tu mascota se deshidrate y su piel se reseque, previniendo que los pelos se suelten prematuramente o se quiebren.

Otras causas de la caída de pelo

Esto también depende del estado de salud de tu Master Dog, y puede aumentar por algunas razones:

  • Una infestación de parásitos, ya sean internos o externos, como pulgas, piojos o ácaros.
  • Tiña, dermatitis y ciertos tipos de infecciones fúngicas.
  • Enfermedades inmunes y cáncer.
  • Una mala nutrición.
  • Cambios hormonales y alergias.
  • Ciertos alimentos, medicamentos, productos de limpieza para el hogar y del aseo personal.
  • Estrés y ansiedad.

Con esta información podrás enfrentar la muda como un experto y mantener tu casa libre de pelos.