Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

¡Son como hermanos! Los beneficios de criar a un niño con un perro de mascota

¡Compártelo para que todos se enteren!

Todo Dog Lover ha considerado alguna vez criar a sus hijos junto a un perro, y existen varias razones que afirman los grandes beneficios de esta alianza. Según distintos estudios, tener estas mascotas en casa puede ayudar a los pequeños a desarrollar su inteligencia emocional, aumentar sus niveles de felicidad y en general, a ser mejores personas.

1. Aumentan su autoestima

Al pedirles a los niños que ayuden con las tareas de crianza del perro, aumenta su autoestima, porque se sienten útiles y necesarios. Por supuesto, dichas tareas deben ser acorde con su edad, para que puedan hacerlas sin problemas. No podemos pedirle a un niño de 3 años que saque a pasear al perro, pero sí que llene su tazón de agua.

2. Son más compasivos

Las evidencias demuestran que los niños que tienen perros generalmente son más empáticos que sus pares que no tienen mascotas. Esto, debido a que aprenden desde temprano a cuidar de otro ser vivo que depende de ellos, a respetarlo y a poner atención a sus necesidades.

3. Se sienten apoyados

Estudios demuestran que en caso de tener algún problema propio de su edad, los niños recurren a su mascota. Los perros pueden hacer que los pequeños se sientan incondicionalmente aceptados, incluso en situaciones donde las personas podrían criticarlos o juzgarlos.

4. Mejoran sus habilidades cognitivas

Algunas investigaciones han sugerido que los niños que hablan con mascotas – ya sea elogiándolos, dándoles órdenes, o simplemente balbuceando – muestran un mejor desarrollo cognitivo.

5. Sienten menos estrés

Está demostrado que los niños criados junto a perros tienen bajos niveles de cortisol,  hormona asociada al estrés.  Muchos centros de tratamiento para el autismo utilizan a estos peludos por la misma razón.

6. Son más felices

Jugar con un Master Dog aumenta los niveles de dopamina y serotonina, las hormonas que mejoran el estado anímico y calman los pensamientos depresivos.

7. Mejoran la salud

Además de los evidentes beneficios en cuanto a actividad física – al jugar y pasear con sus perros – y de la relación positiva que establecen con su entorno, los niños fortalecen su sistema inmune y son menos propensos a desarrollar alergias, asma y problemas de piel. Esto, gracias a la constante exposición que tienen a elementos alérgenos, tales como pelos, saliva, polvo y pasto.

8. Disminuyen sus niveles de ansiedad

La infancia es una etapa de adaptación, que muchas veces define la personalidad adulta. Por eso, son necesarias todas las herramientas posibles para que ésta ocurra de forma normal y feliz.  Muchos niños experimentan episodios de ansiedad, y los perros son de gran ayuda para disminuirlos. ¿Cómo? Pues debido a que siguen las señales comunicativas humanas, actuando como agentes particularmente eficaces para el desarrollo emocional, además de receptores de sus inquietudes.

9. Los perros mejoran la salud cardíaca

Tener un perro disminuye la presión sanguínea y los niveles de colesterol, reduciendo también el riesgo de sufrir ataques cardíacos.

El “mes del niño” es la ocasión ideal para introducir a los pequeños en el mundo Dog Lover, para que crezcan con un fuerte sentido de la empatía, solidaridad, compañerismo y amor por quienes más lo necesitan.