Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

¿Qué es la traqueobronquitis infecciosa canina?

¡Compártelo para que todos se enteren!

¿Qué es la traqueobronquitis infecciosa canina y cómo se produce?

La traqueobronquitis infecciosa canina es una inflamación de la laringe y tráquea que puede producirse por diferentes virus o bacterias. Es una enfermedad autolimitante leve que puede progresar hasta convertirse en bronconeumonía en cachorros o en bronquitis crónica en adultos debilitados o perros ancianos. También se conoce como “tos de las perreras” porque se propaga rápidamente entre perros que se encuentren confinados a lugares muy pequeños y muy cerca unos de otros como en perreras, hospitales veterinarios o refugios con mucha población.

La enfermedad se adquiere al inhalar alguna de las cepas bacterianas o virales dentro del tracto respiratorio, el cual se encuentra normalmente protegido por una capa de mucosa que atrapa estas partículas, pero puede haberse debilitado por exposición reciente a bajas temperaturas, inhalación de polvo o humo de cigarro, o bien, estrés inducido por un viaje.

Síntomas

El síntoma clásico es una tos forzada y persistente que a menudo suena como un graznido de ganso. También se pueden presentar estornudos, nariz que moquea u ojos con descarga líquida.

Tratamiento

El consejo más importante para un Dog Lover, Master Dog es mantener a tu mascota aislada si piensas que ha contraído traqueobronquitis, y llevarla de inmediato al veterinario.

Se debe mantener al perro en un área humidificada y de preferencia con un arnés en vez de una correa, para mantener su garganta libre y disminuir el reflejo de la tos.

Dependiendo de la signología clínica que presente tu Master Dog, su médico veterinario establecerá el mejor tratamiento a seguir para acelerar la recuperación y minimizar las molestias.

Prevención

Todo dueño de Master Dog debe solicitar a su veterinario la vacuna intranasal llamada KC como método de prevención para evitar las severas consecuencias que podría traer un estado avanzado de esta enfermedad.

La inmunización debe proporcionarse cuando la mascota esté sana y no si ha contraído la enfermedad, puesto que no la curará. De esta forma se protege a la mascota y a su entorno.