Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

¿Qué es la dermatitis alérgica a la picadura de pulga?

¡Compártelo para que todos se enteren!

Conocida comúnmente con la sigla DAPP, la dermatitis alérgica es una enfermedad que frecuentemente ataca la piel de las mascotas, formando una reacción alérgica a los componentes de la saliva de la pulga, que se transmite a la mascota al momento de la picadura. Esta es una de las afecciones cutáneas más comunes en perros, por lo que no hay que alarmarse, ya que, al ser de carácter estacional, esta enfermedad es más frecuente en verano y cesa en otoño e invierno. Si eres un Dog Lover, presta atención a lo siguiente:

¿Cómo identificar los síntomas?

  • Picor en las partes afectadas del cuerpo de tu Master Dog.
  • Enrojecimiento, heridas y costras en los lugares donde se localizan las lesiones: abdomen, zona dorsolumbar y región dorsal de la base de la cola (lomo). Muchas veces la provocación de estas irritaciones es causada por el mismo animal por el lamido, rascado y mordisqueo constante.
  • Pérdida del pelo y manchas en la piel. Al perder el pelo, se notará el cambio de piel, pero esto ocurre principalmente en la fase avanzada, cuando se tarda demasiado tiempo en comenzar con algún tratamiento.
  • Los Master Dog decaen emocionalmente, sienten estrés, ansiedad, tristeza, y hasta falta de apetito. Además, pueden tener cambios en su carácter como agresividad a causa de la molesta sensación.

En caso de que tu Master Dog presente alguno de estos síntomas, llévalo de inmediato al veterinario. Según sus lesiones y la presencia o ausencia de pulgas él podrá diagnosticar la patología e incluso podría pedir otros exámenes.

Control de las pulgas

Este debe ser un tratamiento exhaustivo, no solamente en el cuerpo de tu mascota, sino también del ambiente y su entorno. Como buen Dog Lover, sigue los siguientes consejos:

  • Usar productos especiales para mascotas que controlen las pulgas y sus larvas. Es decir, al controlar las pulgas en el cuerpo del Master Dog, a la vez se tendrán que controlar los ambientes en los que se mueve o descansa, como alfombras, camas, sofás y mantas. Limpia bien su entorno para evitar que se vuelva a contaminar.
  • En el mercado existe una variedad de productos para conseguir, pero es recomendable comprar según las indicaciones de un veterinario, previo diagnóstico.