Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Perros de asistencia para niños con autismo

¡Compártelo para que todos se enteren!

Entre los varios tipos de perros de asistencia, los Master Dog de servicio son aquellos que asisten a personas con capacidades intelectuales diferentes donde, por ejemplo, ayudan a niños con autismo. La fundación chilena Bocalán Confiar, dedicada a formar perritos de asistencia, declara que estos animales de servicio para niños autistas, reciben entrenamiento especial para ayudarlos a enfrentar el mundo que los rodea de una manera más fácil, amigable e interactiva.

De esta manera, la labor de estos canes consiste en hacer del mundo un lugar menos complejo para sus usuarios, aportando a su independencia, libertad y relaciones con otras personas a través de la seguridad, desarrollo social e intervención sobre comportamientos repetitivos.

Previo a generar una relación entre perro de asistencia y niño, se realizan sesiones de terapia asistida, a cargo de una psicóloga que se encarga de trabajar conductas adaptativas del niño y cómo establecer un vínculo adecuado con el animal antes de su entrega.

¿Cómo ayuda un perro de servicio?

Aunque no hay estudios concluyentes, los testimonios remarcan que la presencia de un perro de servicio ayuda a los niños con autismo a recibir una estimulación temprana y reducir sus conductas estereotipadas. Por otro lado, la compañía de un animal demuestra entregar más seguridad a estos niños en las interacciones sociales.

En lo que a contención respecta, estos perros son entrenados para proteger al niño de comportamientos autoflagelantes, pues son capaces de reconocer estas acciones y alertarlas. Además de avisar a los responsables del niño de estas conductas, los canes de servicio aprenden estrategias para calmar al niño frente a sus crisis, como descansar sobre ellos o acariciarlos.

Otra de las formas en que estos perros ayudan a niños con autismo es evitando las conductas de fuga. Esta es una tendencia común entre estos niños, que intentan fugarse tanto durante el día como, en ocasiones, en la noche. En el primer caso, el animal actuará como anclaje para evitar que el niño escape, mientras que en el segundo actuará como contención al dormir sobre o junto al pequeño.

Pese a que su servicio está permitido en casi todo el mundo, el acceso a estos animales es limitado porque, por una parte, su entrenamiento es muy costoso y, por otra, hay muy pocos capacitadores especialistas en criar perros de servicio para niños con autismo.

Para solventar esto, la Fundación Bocalán Confiar se ha encargado de entrenar a perros para entregárselos a niños con autismo. Es importante tener en consideración que uno de estos animales puede marcar una diferencia importante en la vida de estos pequeños.