Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

No importa la especie, para muchas Dog Lover su Master Dog es su hijo

¡Compártelo para que todos se enteren!

Uno de los sentimientos más puros en todo el universo es, sin duda alguna, el que siente una madre al ver a su hijo por primera vez. Esa indescriptible sensación de amor elevado a la máxima expresión que le hace saber a una mujer que a partir de ese instante su vida nunca volverá a ser igual.

Tan profundo es ese sentimiento como el que también se manifiesta cuando tiene el primer contacto con su pequeño Master Dog y sabe que será perfecto para ella.

De ese amor a primera vista se entiende que una mujer quiera a su mascota como a su propio hijo, por lo que este se convierte en su perrihijo. Sin duda, adoptar un cachorro te ofrece la oportunidad de entregar cariño, amor y compañía incondicional.

Las Dog Lover que consideran a su Master Dog como su perrihijo tienen un comportamiento clase aparte con él. El cuidado y amor que les brindan garantiza la creación de una conexión que los une a través del paso de los años, invirtiendo todo el tiempo en ellos, tal como lo harían con un hijo.

Tener a su perrihijo siempre a su lado es la premisa. Duermen con él, salen a pasear a diario, lo llevan a reuniones con sus amigos y hasta viajan juntos a destinos desconocidos, todo lo hacen con la certeza de que no existe mejor compañía que la que se pueden entregar.

Un perrihijo tiene grandes ventajas. Para aquellas mujeres que todavía no son madres puede significar una buena preparación para la maternidad que algún día experimentarán. Esta vivencia es para ellas como si se tratara realmente de la crianza de un hijo, por lo que el amor, la ternura y comprensión hacia su pequeño travieso será la misma que alguna vez sintió por su mascota.

Por todo esto, un perrihijo es lo más especial que podría sucederle a muchas mujeres y familias. Se trata de una experiencia única que cambiará sus vidas y las llenará de cariño para siempre.