Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Mes de la Mamá – Cuidados que debes tener si tu perrita está preñada

¡Compártelo para que todos se enteren!

 

Si tu perrita está preñada este otoño, como buen Dog Lover, tienes que tomar en cuenta algunas consideraciones para que el periodo de embarazo de la madre y sus cachorros sea plácido y exitoso. Este Mes de la Mamá – ¡y todo el resto del año! – tu Master Dog debe convertirse en prioridad.

La función del Veterinario

El veterinario cumple un rol básico a lo largo del embarazo, ya que lo necesitarás para que te guíe de la mejor manera en el cuidado y también para realizar lo siguiente:

  • Ultrasonido: es necesaria para determinar tiempo de gestación y estado de los cachorros.
  • Emergencias: si crees que la perrita o su futura camada está en alguna situación que requiera revisiones o medicamentos, ¡ya que por ninguna razón debes medicarla tú!
  • Rayos X: para saber cuántos cachorros llegarán y constatar que podrán pasar por el canal de parto o si habrá que programar una cesárea.

Regálale un lugar para ella

Como parte de los cuidados que debe tener un verdadero Dog Lover con su perrita preñada, especialmente en esta época de otoño, este Día de la Madre es una buena idea que le regales un nido paritorio, hecho de materiales como plástico o cartón, preferentemente.

Si tiene puerta, cuida que sea ligera y que llegado el momento de crianza, cuando sea usada por la madre y su camada, no vaya a ser un peligro alguno para los cachorros. Realmente se hará muy necesario este Mes de la Mamá o durante el resto del otoño, cuando las temperaturas son inestables y comienzan los días de frío.

Considera que tu Master Dog tiene que caber estirada y debe quedar un espacio adicional para los cachorros. Rodéalo de alfombra y, dentro de él, pon mantas y cojines para que la mamá se vaya adecuando a ese confort.

El lugar ideal para el nido paritorio es una habitación tranquila, silenciosa. Un espacio muy íntimo, porque durante este proceso la perra lo hará suyo, ahí descansará las nueve semanas y finalmente parirá. Trata de que aquí no entren personas ajenas ni otros animales que puedan estresarla. La luz debe ser bastante tenue, donde pueda pasar momentos en la penumbra. Tiene que gustarle y, por supuesto, estar alejada de la intemperie.

¿Qué hay del ejercicio?

Lo recomendable son paseos de 30 minutos diarios, o muy cortos, 4 ó 5 veces al día. Si empieza a agotarse, paren. Paséala solo en horas frescas, en mayo durante el Mes de la Madre no tendrás problema, ya que el calor no es extremo y aún no hace tanto frío. La perrita preñada podrá llevar a cabo esta rutina hasta casi los últimos días de gestación, pero ya más cerca del parto, es mejor que solo le des masajes en sus músculos, cuidando de no hacerlo en su vientre.

Alimentación

Cuídala de la obesidad. Durante las dos primeras semanas debe continuar con su alimentación habitual; mientras que en la tercera y cuarta, podría tener náuseas y perder el apetito, por lo que es aconsejable alimentarla con pequeñas raciones varias veces al día.

En ese momento el veterinario ajustará sus comidas tanto en calidad como en cantidad, siempre basándose en la raza y número de crías. Lo más probable, es que cambie el alimento que esté consumiendo a alimento para cachorros o “hembras en gestación”.

También se recomienda que tu perra tenga libre acceso a su alimento, sin restricción de raciones ni horarios, ya que los cachorros comienzan a comprimir su estómago y por ello, comerá poco pero frecuentemente. Cerca al día del parto, puede perder apetito; aun así, ponle cerca comida y agua fresca.

Los suplementos nutricionales adicionales a su alimentación normal, no son aconsejables antes de la sexta semana de gestación. Solo el veterinario determinará si la futura mamá los necesita.

Sé intuitivo

¿No quiere bañarse, jugar, comer, caminar, convivir? Observa si es por necesidad de calma y descanso; si es así, respétala. Si no, llama al veterinario. Siempre ámala, mímala, acaríciala, atiéndela, principalmente a partir de la octava semana, ya que se acerca el momento final y tu perrita lo sabe.

Si decides que el parto suceda en casa, aprende en qué momento y cómo pudieras llegar a intervenir, aunque probablemente no sea necesario, tu Master Dog sabe dar a luz sola, así sea primeriza.

Y ahora, ¿te sientes más preparad@ para acompañar a tu perrita preñada en su camino hacia la maternidad?