Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

¿Los perros pueden tener epilepsia?

¡Compártelo para que todos se enteren!

Todo Dog Lover debe saber que, por mucho que cuide a su Master Dog, hay ciertas cosas que están fuera de su control. Por ejemplo, hay enfermedades que pueden pasar inadvertidas por años hasta manifestarse sin que nos demos cuenta antes. Uno de los problemas que puede llegar a presentar tu mascota es la epilepsia.

¿Qué es la epilepsia en perros?

Esta enfermedad se caracteriza por provocar ataques convulsivos reiterados debido a una actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Sus causas pueden ser varias, de hecho, es muy difícil determinarlas a simple vista, por eso siempre es bueno asesorarse por un veterinario. La epilepsia puede ser primaria, o sea, por un problema genético, o secundaria, por tumores y malformaciones congénitas. Además, existe una variedad llamada epilepsia idiopática que no se relaciona con ninguno de estos factores porque se da en perros que, aparentemente, son saludables, por lo que se desconoce su causa.

 

¿Cómo son los ataques y qué hacer en ese caso?

Los ataques de epilepsia son crisis convulsivas producidas por la enfermedad que aparecen repentinamente y duran alrededor de un minuto. Puede que tu perro lo sienta venir antes que te des cuenta, por eso suelen mostrarse algo nerviosos o inquietos. Luego de eso, caerá al suelo y comenzará a convulsionar, moviendo sus patas como si corriera o emitiendo gemidos involuntarios.

Al final, los perros quedan muy confundidos y tienen dificultad para caminar. Esta última fase no debería durar más de unos minutos, pero hay casos en que pueden tardar algunas horas en volver a la normalidad.

Para un  Dog Lover, ver a su mascota así puede ser duro, pero lo importante es permanecer tranquilos y atentos para ayudarlo. Evita que se golpee con las cosas a su alrededor, intenta hablarle suavemente y acarícialo para bajar la tensión. Por último, mantente lejos de la boca del perro, así evitarás un mordisco involuntario.

Como ves, se trata de una enfermedad compleja y su tratamiento se basa en medicamentos recetados por el veterinario. Por eso, si tu Master Dog está sufriendo ataques convulsivos reiterados, no lo dudes y pide ayuda a un profesional.