Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

La importancia de que mi perro venga a la llamada y cómo conseguirlo.

¡Compártelo para que todos se enteren!

¡Charlie! ¡Charlie! ven, toma, mira…  Si al igual que a mí, te cuesta que tu perro venga cuando lo llamas, aquí te damos unos tips para que atienda a tu llamado.

 

Lo más importante de enseñarle a que tu perro venga inmediatamente y siempre que lo llamas es que constituye un comando de seguridad frente a situaciones de tráfico, otros perros o cualquier cosa que lo pueda poner en riesgo; entonces, es fundamental trabajar para conseguirlo y reforzarlo durante toda su vida.

 Para que la señal de llamado tenga la fuerza que necesitamos lo más importante es entender que siempre que el pero llegue a ti, independiente de lo que haya ocurrido antes, debes premiarlo efusivamente, ya que de lo contrario generarás una dualidad en que el perro no está seguro de volver porque no tiene claridad si viene algo agradable o no.

Comienza con una correa larga (5 mts. mínimo) a modo de seguridad, pero dejándole libre una distancia muy cortita al inicio. Dale al perro una señal de liberación mediante una palabra para que se aleje de ti y llámalo inmediatamente. En cuanto el perro te mire, acércate y dale algo que le guste muchísimo, como paté o snaks de Master dog. E inmediatamente vuelve a liberarlo. Repite este mismo proceso alargando cada vez más la correa. Si el perro no te hace caso en algún momento acércate, tócalo para captar su atención y llámalo nuevamente. Si tu perro se da cuenta de que cuando regresa a ti tiene posibilidad de volver a explorar y que, además, el cien por ciento de las veces recibe comida, caricias y atención, seguro que vendrá a la llamada siempre e instantáneamente.