Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

Halloween: ¿es buena idea compartir mis dulces con mi Master Dog?

¡Compártelo para que todos se enteren!

Halloween es sinónimo de disfraces, casas embrujadas, decoraciones terroríficas, y sobre todo caramelos, por lo que es común querer compartir dulces con tu perrito. Sin embargo, no importa cuánta felicidad creas poder darle, las consecuencias pueden ser gravísimas, pues su organismo no está diseñado para digerir estos alimentos.

Azúcar

El azúcar es una gran fuente de alimento para las bacterias intestinales, además de provocar un aumento en la concentración de agua en el colon y en consecuencia, una grave diarrea. Además, se corre el riesgo de que el perro pueda sufrir una pancreatitis, que es lo más común en casos de consumo de esta sustancia.

Chocolate

Esta sustancia es realmente tóxica para las mascotas y puede provocar casos severos de vómito, diarrea y convulsiones. La cantidad de cacao es el principal factor que indica qué tan peligroso es para tu perro, mientras más contenga, más tóxico es.

Pasas y otros productos de uva

Estos alimentos se encuentran generalmente mezclados con chocolate, y pueden causar insuficiencia renal.

Dulces con envoltorios

Los perros no van a desenvolver los dulces antes de comérselos, por lo que si encuentran el tazón de los caramelos van a arrasar con todo a su paso. Las envolturas de plástico y papel aluminio representan un riesgo para la salud, ya que pueden provocar una obstrucción en los intestinos e irritar el revestimiento del tracto digestivo.

Caramelos duros

Estas golosinas representan un importante peligro de asfixia, ya que se vuelven resbaladizas cuando se mezclan con la saliva, y se pueden inhalar fácilmente por la tráquea.

Goma de mascar sin azúcar y otros productos con xilitol

El xilitol es un edulcorante derivado del alcohol presente en gran cantidad en los chicles. Resulta perfectamente seguro para las personas, pero puede ser mortal si es ingerido por un perro o gato, ya que causa una caída muy severa del azúcar sanguíneo en cuestión de minutos. Las mascotas pueden volverse letárgicas, incapaces de caminar y empezar a tener convulsiones, e incluso si sobreviven a los síntomas iniciales, a menudo tendrán una insuficiencia hepática potencialmente fatal. Este es el tipo más peligroso de dulces de Halloween.

La mejor forma de pasar un Halloween feliz y sin visitas de urgencia al veterinario, es que evites compartir dulces con tu perrito. Su dieta debe ser balanceada y a base de productos aptos para su tracto digestivo.