Consúltale al
equipo veterinario
Haz click aquí

El chocolate como alimento tóxico para tu perro

¡Compártelo para que todos se enteren!

El chocolate es amado por todos. Seguro conoces a muy pocas personas que se resisten a esta delicia, porque además de ser sabrosa, aporta endorfinas al organismo (la hormona de la felicidad). Dicen incluso que, al comer una barra de este manjar, se experimenta una sensación parecida a estar enamorado.

Lamentablemente no es así para todos: los perros no pueden disfrutar de los chocolates. Eso lo sabe un Dog Lover, pero, ¿conocemos realmente las razones? Ahora que se avecina Semana Santa, nos viene bien conocer el porqué este alimento no es adecuado para nuestros peludos y cómo podemos prevenir accidentes sin dejar de gozar de estas festividades.

¿Por qué el chocolate es tóxico para tu perro?

Los canes y las personas poseemos diferentes organismos, lo cual quiere decir que, aunque nos gusten las mismas cosas, los efectos en cada uno son distintos. En el caso de los chocolates, pueden llegar a ser un veneno para nuestro Master Dog, ya que contienen un químico tóxico llamado teobromina. Pero, siendo así, ¿por qué nosotros podemos ingerirlos sin problemas? La diferencia con nuestros perros radica en que el cuerpo humano logra digerir este elemento mucho más rápido que ellos.

Dos cosas debemos tener en cuenta respecto al chocolate y los perros:

  1. El grado de intoxicación dependerá de la relación entre el tamaño del dulce y el porte del perro.
  2. El tipo de chocolate también es importante. Uno con alto porcentaje de cacao será mucho más tóxico que otro de leche.

Ante las dudas, siempre será mejor mantener a nuestros Master Dog alejados de los chocolates. Si sospechas que tu mascota lo ha ingerido por accidente, seguramente observarás síntomas como diarrea, sed insaciable, mucha energía, jadeos e incluso convulsiones, en cuyo caso tú como Dog Lover debes llevarlo de inmediato al veterinario.

¿Cómo prevenir accidentes por consumo de chocolates en Semana Santa?

En festividades como Pascua de Resurrección, los accidentes de este tipo son mucho más frecuentes, ya que se esconden los huevitos para que los niños los encuentren, y es nuestro peludo amigo con su genial olfato quien los halla primero. Para evitar esto, debemos tomar ciertas medidas preventivas, tales como esconderlos en una sola área de la casa, alejada de ellos. En lo posible, al momento de ocultarlos y poner a tus hijos a buscar, mantén a tu Master Dog encerrado por un rato en otra habitación o pídele a alguien que lo saque a pasear. No queremos aislarlo, pero piensa que será por su propio bien.

También es importante que sepas con certeza la cantidad y los lugares donde esconderás tus huevitos de Pascua, para que no quede olvidado ninguno que más tarde pueda hallar tu perro.

 

Todo Dog Lover quiere consentir a sus compañeros peludos, pero siempre con responsabilidad. En esta Semana Santa, busquemos golosinas que ellos puedan disfrutar sin que corran el riesgo de intoxicarse, u otras formas de demostrarles nuestro amor. Recuerda que por mucho que les guste el cacao, es preferible no dárselo y optar por otros alimentos que sean igual de sabrosos y que logren comer libremente.